La importancia de limpiar los cabezales de la impresora

limpiar cabezales impresora
La importancia de limpiar los cabezales de la impresora
Rate this post

El uso de las impresoras, en los últimos tiempos, se ha vuelto cada vez más cotidiano y necesario. Debido a la proliferación de Internet, la mayoría de los trámites que debemos realizar pasan por esta y necesitamos, en consecuencia, imprimir formularios, autorizaciones, órdenes de pago y una gran variedad de archivos.

La presencia de una impresora, hoy en día, es inevitable en hogares, oficinas y distintos centros administrativos. Un hecho que es frecuente que suceda es que, en ocasiones, nos dirigimos a imprimir y no obtenemos resultado: o bien no sale nada o el producto es ilegible.

Allí es cuando pensamos que es nuestra impresora la que no sirve más y deseamos deshacernos de ella, aunque esto no es así. Muchas veces los cabezales están obstruidos y con una simple limpieza logramos reestablecer la calidad en los resultados. Hoy os enseñamos a limpiar una impresora, concretamente sus cabezales.

Recomendaciones y sugerencias

¿Cuántas veces tu impresora ha desdibujado las letras? ¿Cuántas veces han aparecido textos con líneas en blanco por la mitad que no sirven sino para volver ilegible a la impresión? Cuando suceden estos inconvenientes, es posible que tengamos que hacer una limpieza de cabezales.

La impresora es una tecnología que se utiliza de forma irregular. Durante el período de trabajo o universitario la utilizamos casi a diario, y luego en vacaciones queda inutilizada. Aquí nos enfrentamos con un primer problema, ya que la tinta que quedó impregnada en las zonas externas de los cabezales puede que se seque y presente inconvenientes para una impresión perfecta. Ahora bien, ¿cómo hacer que eso no suceda?

En primer lugar, debemos tratar de utilizar la impresora de forma regular durante todo el año. Si sabemos que no tenemos que encenderla, igual es recomendable hacerlo para que todos los mecanismos estén aceitados y con un perfecto funcionamiento. Si bien no es bueno derrochar en impresiones, podemos guardar hojas que ya no utilizamos para esta tarea.

Si no tenemos nada que imprimir, será una excelente ocasión para hacerlo con alguna nota del periódico que nos interese o cualquier artículo de interés.

Si no necesitamos utilizarla con urgencia durante el años, hacer un resguardo de lo que debemos ir imprimiendo para los períodos de menor uso a fin de que esta nunca deje de funcionar, es también una excelente alternativa.

Otro punto a tener en cuenta es la utilización de todos los cartuchos de la misma. No solo es la tinta negra la que puede presentar inconvenientes, así que el texto que imprimamos será mejor que contenga colores individualizados para que todos entren en funcionamiento.

Activar la función de limpieza de cabezales

Si aún así tenemos inconvenientes, será necesario utilizar la función de limpieza de cabezales. Es importante no repetir esta acción más de una vez de forma continua, ya que la impresora toma temperatura y utiliza una dosis de tinta en esta acción.

La mayoría de las impresoras cuentan con un botón que genera una limpieza de cabezales. Será necesario tener una hoja en la bandeja de papel, ya que en general siempre se utiliza una de prueba luego de que la limpieza haya culminado.

Las impresoras que no poseen un botón, seguramente tengan la opción de hacerlo desde el software. Así, puedes lograr limpiar los cabezales de forma directa y sencilla.

Para evitar estos inconvenientes, siempre es recomendable utilizar cartuchos de primera calidad. Con ellos, garantizamos que la tinta utilizada esté fabricada con excelentes materiales y no posea químicos que puedan dañar nuestra impresora. Ante cualquier inquietud, consultar con equipos técnicos profesionales es también la solución indicada, ya que son quienes más conocen del funcionamiento de esta tecnología.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *